Juan Carlos, gracias por hacer de mí una mujer empresaria de alto rendimiento; gracias por tus conocimientos tu energía y amor a tu trabajo. Evitaba ver lo que estaba sucediendo en mi negocio, estaba retrocediendo, no veía soluciones, tenía incapacidad crónica; con Juan Carlos estoy aprendiendo a resolver la parte enferma de mi negocio, con un sistema de acciones creíbles, alcanzables y medibles.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *